Un blog sobre el arte de las palabras
Showing posts with tag: arte

Paz divina, algo que escribí en la universidad

Tengo el alma de rodillas, Sr. Cura.
Siento tanto lo que pasó. Lo que aquel sentimiento me obligó a hacer…
Perdóneme. Lo necesito, los videos porno.
Usted sabe cómo soy: buena gente, amigo de mis amigos, buen feligrés, un padre de familia respetable.
Me estoy rompiendo por dentro, necesito que me diga algo. Jamás hubiera querido que esa chiquilla sufriera. Pero cuando me di cuenta, ya estaba rota, tirada a mis pies. Parecía una muñeca. Tan bonita y ya sin vida.
Yo la besé, Sr. Cura, porque necesitaba cariño.
Lo leí en sus ojos y, bien sabe Dios, que soy incapaz de negar un beso a quien lo necesita. Después…unos segundos, y una eternidad llena de paz divina ante sus pupilas ya escarchadas.
Había demasiada sangre.
Perdóneme. Dígale a nuestro señor que necesito su misericordia.
Sé que si usted intercede, me lo dará. No sabía que el amor pudiera matar. Fue él quien a través de mis manos le robó la vida y le clavó el cuchillo directamente en el corazón para que no sufriera más. En ese corazón vacío de caricias y consuelo. En ese pecho solitario.
No pensé que amar sin límite me llevara al castigo eterno, Sr. .
Tengo miedo. Pero no puedo llorar. Usted no me entenderá, pero dentro de mi, siento ese calor reconfortante de haber hecho un acto de entrega.
Yo le di mis manos, mi esencia. ¿Existe una mayor muestra de amor que esa?
No, no me arrepiento de haberla querido como nadie antes lo había hecho. Sé que hice bien. Mi corazón me lo dice y también mi alma. Esa que ya no quiere estar de rodillas.
Volvería a hacerlo. Volvería a quererla, a besarla, a matarla, sólo porque sintiera por una vez en su minúscula vida lo que es el amor auténtico.
Y ahora puedo ver que usted empieza a entenderlo…tiene sus mismos ojos, esa mirada apagada, hueca, sin cariño.
No tenga miedo, Sr. Cura, yo le puedo dar todo lo que necesita. Tengo mucho dentro.
No dejaré que muera así, sin sentir este dulce y templado sentimiento